Las mujeres siempre “necesitamos comprar algo”, lo que sea, cualquier tontera, un lápiz labial, cualquier cosa, pero no podemos llegar a la casa con las manos vacías ¿se han dado cuenta de ello?

Claro que si, y aquí empezaré con algunas cosas que compramos sin necesitarlas realmente:

COSAS QUE COMPRAMOS SIN NECESITARLAS:

  1. Una barra de labios:
    Ya tenemos muchas pero igualmente compramos otra aunque al final siempre usamos las mismas.
    .
  2. Zapatos:
    Ojalá sean zapatos y botas de distintos colores para ir poniéndolos al lado de otros que ya hemos comprado anteriormente (pero que aún no hemos podido usar).
    ¡Claro pero necesitamos más zapatos!
    .
  3. Cremas:
    Una crema no puede faltarnos bajo ningún concepto. ¿Cómo vamos a cuidar nuestra piel? Claro no compramos una, sino que varias, total es para diferentes cosas (protectoras de sol, blanqueadoras, desmaquilladoras, nutrientes, etc.).
    Tenemos los cajones llenos de cremas.
    .
  4. Blusas:
    Desde la más simple hasta las más “raras” porque debemos vernos y ser diferentes. La compramos, está bonita… y cuando llegamos a casa abrimos nuestro armario colocándola junto a otras muchas que igualmente están lindas y son raras blusas, ¡también sin usar!
    Pero claro, emocionalmente tenemos la rara urgencia de llenar esa necesidad por nuevas blusas.
    .
  5. Pañuelos para el cuello (mascadas):
    Ah… de esos tenemos muchos y de todos los colores, pero siempre vamos a comprar alguna otra que acaba ahí junto nuestra colección, porque lo necesitamos para que haga juego con tal prenda.
    .
  6. Productos para bajar de peso:
    Nos compramos todos los productos que prometen que nos ayudarán a bajar de peso, y vemos en nuestro muebles botes llenos de productos que jamás usamos, pero lo tenemos allí para ver si nos animamos a usarlos alguna vez.
    .
  7. Carteras y bolsos:
    Hay quienes son muy fanáticas y las quieren de todos los colores, para que combinen con nuestros zapatos.
    ¿Verdad que te viene bien un nuevo bolso?

Compras, comprar, comprando, mujer, mujeres

Y así mis estimadas amigas podría enumerar cientos de productos. La finalidad de este tema es que antes de ir de compras miremos nuestras cosas y veamos qué necesitamos realmente. Estamos en tiempos difíciles, para algunas de crisis, y debemos ser responsables con nuestro dinero porque las tarjetas de crédito podrían pasarnos factura y llegar a la situación en la que no podamos pagar todas las compras caprichosas que hacemos.

Disfruten estas lecturas, reflexionen y me cuentan, ¿les parece?

Con mucho cariño para ustedes
Shoshan.RECOPILADO POR SEGURO444


LA BELLA VEJEZ
Muchos piensan que la vida se acaba cuando llegas a cierta edad, que al llegar a esa edad ya estás vieja y nadie te podrá amar.

Pero eso es porque no pensamos en verdad en lo que es la vejez, ni en lo que haremos para llevar mejor los años que tenemos.
No hay que tener miedo de envejecer, pues tiene su encanto…

 

La rosa marchita es la más bonita. La sabiduría siempre se encuentra en la experiencia de los años, no en los libros.

Muchos de nosotras vivimos con la fijación de los años, con miedo de mirarnos al espejo y encontrar más arrugas, ver que ya no tenemos la lozanía de la juventud… ¿Pero qué importa eso? Los años son años, unos números. Cuando se es feliz la vejez pasa de largo por nosotras. Debemos atesorar las sonrisas de nuestros hijos, de nuestros nietos, y no tener miedo a los años, a envejecer.

Cuando te sientes deprimida por los años, que siempre corren más aprisa de lo que uno quisiera, recuerda guardar en en tu corazón todos los bellos momentos pasados, recuerda el nacimiento de tus hijos, cuando por primera vez te llamaron “abuela”,Hermosas arrugas de la vejez. atesora todas esas mágicas palabras para que el día de mañana estés donde estés, seas una señora amable que le sonríe a la vida.

Y si alguien te dice “¿por qué siempre estás tan sonriente?” le contarás que una vez en una página alguien escribió que todos los bellos momentos se deben guardar en el corazón de modo que cuando ya seamos viejas podamos repartir amor, cariño y sonrisas a todo aquel que se acerque a nosotras…

La vejez es una muy bella etapa de la vida, y se debe ir sin miedo ni angustias por ello. Ya verás que a tu alrededor habrá muchas personas sentadas y serás la reina del hogar. Si recuerdas esta reflexión repartirás todo el amor de Dios entre los tuyos, y les darás la mejor herencia que se pueda tener: la felicidad, esa palabra que tanto nos cuesta decir porque pensamos que no es para nosotras.

Ya no es la rosa joven, pero es la más hermosa. La felicidad está dentro de ti, en lo que haces por los demás, lo que entregas a tu familia, cuando amas a Dios y oras por los que lo necesitan, cuando eres una persona honesta y has vivido la vida de la mejor manera, siempre tratando de ser correcta. Comprobarás que la vejez y la felicidad es un todo para afrontar aquellos dorados y maravillosos años…

Cada día que abres los ojos recuerda que es un regalo de Dios, y eso debe ser motivo suficiente para sonreír a la vida…

¡Qué maravilloso son los años dorados!

Con mucho cariño para ustedes
Shoshan


recopilado por seguro444