Un Rey soñó que había perdido todos los dientes. Después de despertar, mandó llamar a un Sabio para que interpretase su sueño.

-¡Qué desgracia mi Señor! - exclamó el Sabio - Cada diente caído representa la pérdida de un pariente de vuestra Majestad.

-¡Qué insolencia! - gritó el Rey enfurecido - ¿Cómo te atreves a decirme semejante cosa? ¡Fuera de aquí!

Llamó a su guardia y ordenó que le dieran cien latigazos.

Más tarde ordenó que le trajesen otros Sabio y le contó lo que había soñado. Este, después de escuchar al Rey con atención, le dijo:

-¡Excelso Señor! Gran felicidad os ha sido reservada. El sueño significa que sobrevivirás a todos vuestros parientes.

Se iluminó el semblante del Rey con una gran sonrisa y ordenó que le dieran cien monedas de oro.

Cuando el Sabio salía del Palacio, uno de los cortesanos le dijo admirado:

-¡No es posible! La interpretación que habéis hecho de los sueños es la misma que la del primer Sabio. No entiendo porque al primero le castiga con cien latigazos y a ti te premia con cien monedas de oro.

-Recuerda bien amigo mío - respondió el Sabio - que todo depende en la forma en el decir...uno de los grandes desafíos de la humanidad es aprender a comunicarse.

De la comunicación depende, muchas veces, la felicidad o la desgracia, la paz o la guerra. Que la verdad debe ser dicha en cualquier situación, de esto no cabe duda, más la forma con que debe ser comunicada es lo que provoca en algunos casos, grandes problemas.

La forma de decir las cosas puede cambiar el ánimo y disposición de quienes nos escuchan.

LA FELICIDAD

Mi nombre es Felicidad.
Yo soy parte de la vida de aquellos que tienen amigos, porque tener amigos es ser feliz.
Yo soy parte de la vida de aquellos que viven rodeados por personas como usted, pues vivir así es ser feliz.
Yo soy parte de la vida de aquellos que creen que ayer es pasado, mañana es futuro y hoy es un regalo, por eso es llamado presente.
Formo parte de la vida de aquellos que creen en la fuerza del Amor, que creen que para una historia bonita no hay punto final.

Yo estoy casada, sabían?
Estoy casada con el Tiempo. ¡Ah! Y mi marido es lindo!
El es responsable de la solución de todos los problemas.
El reconstruye los corazones, el cura lastimaduras, el vence la Tristeza.

Juntos, el Tiempo y yo tuvimos tres hijos:
La Amistad, la Sabiduría, y el Amor.
La Amistad es la hija mayor. Una muchacha linda, sincera, alegre. Ella brilla como el sol.
La Amistad une a las personas, nunca pretende herir, siempre consolar.
La del medio es la Sabiduría, culta, íntegra. Siempre fue la más apegada al padre, el Tiempo.
La Sabiduría y el Tiempo andan siempre juntos!
El menor es el Amor.
¡Ah! cuánto trabajo me da! Es terco, a veces solo quiere vivir en un lugar.
Yo vivo diciendo:
Amor, usted fue hecho para vivir en dos corazones, no en uno.
El Amor es complejo, pero es lindo, muy lindo!
Cuando él comienza a hacer estragos y perjuicios, yo llamo a su padre, y pronto el Tiempo sale a cerrar todas las heridas que el Amor abrió.

Una persona muy importante me enseñó una cosa:
Todo final siempre es verdadero, si todavía no conoce su verdad es porque no llegó el final.
Por eso, crea siempre en mi familia.
Crea en el Tiempo, en la Amistad,
en la Sabiduría y, principalmente en el Amor.
Y con seguridad un día, yo, la Felicidad, golpearé a su puerta!!!

Tenga Tiempo para los Sueños.
Ellos conducen en su carruaje hacia las Estrellas.

VE EL VIDEO.http://www.youtube.com/watch?v=txILBj_CcAg

HOY

No existe un día mas hermoso que el día de hoy.
La suma de muchísimos ayeres, forma mi pasado. Mi pasado se compone de recuerdos alegres, tristes...
Algunos están fotografiados y ahora son cartulinas donde me veo pequeño, donde mis padres siguen siendo recién casados, donde mi ciudad parece otra.

El día de ayer pudo haber sido un hermoso día... pero no puedo avanzar mirando constantemente hacia atrás, corro el riesgo de no ver los rostros de los que marchan a mi lado.

Puede ser que el día de mañana amanezca aún más hermoso... pero no puedo avanzar mirando solo el horizonte, corro el riesgo de no ver el paisaje que se abre a mi alrededor.

Por eso, yo prefiero el día de hoy. Me gusta pisarlo con fuerza, gozar su sol o estremecerme con su frío, sentir como cada instante dice: presente!!

Sé que es muy breve, que pronto pasará, que no voy a poder modificarlo luego, ni pasarlo en limpio.
Como tampoco puedo planificar demasiado el día de mañana: es un lugar que todavía no existe.
Ayer fui.
Mañana, seré.
Hoy, SOY.

Por eso:
HOY, te digo que te quiero.
HOY, te escucho.
HOY, te pido disculpas por mis errores.
HOY, te ayudo.
HOY, comparto lo que tengo contigo.
HOY, me separo de ti sin guardarme ninguna palabra para mañana.

Porque HOY respiro, veo, pienso, oigo, sufro, huelo, lloro, trabajo, toco, río, amo...

HOY.. HOY estoy vivo. Como Tú.

VE EL VIDEO.......

http://www.youtube.com/watch?v=me0gB-1xvZ8