Existen en el mundo infinidad de mujeres que sufren la tristeza del divorcio, a veces por común acuerdo y otras tantas en las que los problemas son más fuertes y se opta por dejar a la pareja. Hay mujeres que al quedar solas luchan día a día por subsistir, por tratar de iniciar una nueva vida sin el hombre con quien compartieron sus sueños e ilusiones.

Pero también hay mujeres que pese a todo lo sufrido a su lado y lo mala que era la relación viven empeñadas en mencionarle a cada momento, en revivir a diario el martirio del recuerdo de los terribles días vividos junto a él, sólo permitiéndose recordar aquellos tiempos de sufrimiento, odiando cada día, y vociferando en contra de quien un día fue su gran amor.

El hombre, igual que la mujer muchas veces sufre esa separación, porque sabemos que por lo general en un divorcio lleva las de perder: pierde la familia, pierde en lo económico, pierde un hogar… sabe que a pesar de volver a enamorarse, y aunque intente crear un nuevo hogar, tendrá que llevar con él esos mismos detalles del divorcio y por ende lleva en su interior los recuerdos del pasado.

Pero tú mujer, si sufriste los maltratos, si sufriste los abusos de quien fue tu amor, si creiste morir de dolor cuando te diste cuenta que tu vida en pareja era un fracaso ¿por qué te empeñas en seguir recordando ese ayer tan doloroso para ti? ¿Por qué en cada detalle o momento de tu vida le traes al presente, si sabes que el pasado te daña?

Existen mil motivos para volver a creer, para volver a vivir, para levantar la mirada y caminar erguida llevando contigo esperanzas y sueños de un futuro mejor, ya sea sola o muchas veces con un nuevo amor que llegue a ti el día menos pensado. Pero si continúas enfrascada en mencionarle, aún cuando de tus labios sólo salgan palabras hirientes en lugar de su nombre, podría creerse que aún le amas, que aún está en tí, porque lo tienes presente en cada instante, cuando deberías omitir su recuerdo y comenzar de nuevo ya sin él.

Es como sentir odio y amor, es como si el tenerle presente te hiciera sentir bien contigo misma, intercambiando los recuerdos buenos y malos. Dicen que del odio al amor hay un solo paso, frase que se acomoda bien porque si te dañó, si sufriste a su lado, si ya no está contigo y te liberaste de esa prisión en donde sólo te daba sufrimientos y desamor, malos tratos y engaños, es entonces cuando su recuerdo debe desaparecer, tratar de que en tu vida sea solamente un punto malo y feo, tomar el borrador de tu vida y eliminarlo para siempre, porque de lo contrario te impedirá ser feliz y el rencor se anidará en tu corazón por siempre y no tendrás esa libertad de amar nuevamente, porque será ese mismo recuerdo un estorbo que te llevará de nuevo al fracaso.

De una relación, sea cual fuera, hay que tratar de dejar en la mente sólo los bellos recuerdos, que esos nos alimenten, nos nutran de fuerza y esperanzas para vivir una nueva vida, olvidar los resabios y construir tu nuevo mundo de alegría y amor, que para eso luchaste por tu libertad, para volver a vivir, no para enfrascarte en ese pasado y sufrir una y otra vez cada que venga a tu mente… sabes bien que recordar es volver a vivir y si quieres de nuevo vivir en armonía y felicidad entonces recuerda lo bello de tu pasado, lo malo échalo atrás y recuerda que para atrás…. sólo para coger impulso.

La vida es demasiado corta como para vivirla envuelta en recuerdos y sufrimientos, especialmente si no son buenos. Hay que levantarse resurgir de las cenizas como el ave Fénix, pero con otra condición de vida, con sueños y esperanzas de un futuro mejor, con ideales y metas que debemos forjarnos para vivir el resto de nuestros días en forma tranquila y feliz…

Que el pasado no vuelva a ti porque eso te creará un sin fin de sentimientos negativos y sabemos que odiar, tener rencor o vivir envuelta en aquéllos malos momentos finalmente solo te hará daño a ti… porque aquél ser del pasado estoy segura que vive su vida ya sin ti, quizás buscando otra a quien lastimar o tal vez en completa felicidad y tranquilidad, esa felicidad y tranquilidad que tú misma te estás negando al vivir empeñada en seguirle recordando de la manera que sea.

¿Qué opinan amigas?
Con mucho cariño
Shoshan

por seguro444
Comentarios: 0

 NO CREO EN LOS AMORES POR INTERNET



Hasta hace poco, las parejas se conocían en alguna pista de baile, en un parque, y eran presentados por amigos comunes. Generalmente la relación comenzaba lentamente, con miradas significativas que los dos se intercambiaban cuando se encontraban en grupo.

El caballero le hacia llegar a la dama de sus sueños, rosas, notas de amor, o de una forma disimulada le dedicaba hermosas canciones de amor, era la dulce espera de ambos, por el momento que se verían de nuevo.
¿Qué pasó con el romanticismo

El romanticismo parece haber sido sustituido por el mundo moderno que nos envuelve, ¿o ha quedado atrapado entre una maraña de alambres que componen el mundo cibernético?

Con la excusa de la soledad o del aburrimiento, hombres y mujeres se aventuran en las charlas en cualquier sala de Chat, “se conocen” intercambian números de teléfono y lo que empieza como un juego, se convierte rápidamente en “romance” empiezan a intercambiar “te amos” y un ir y venir de palabras hermosas, escritas Sobre un frío monitor, que si bien es cierto en gran parte llenan el aburrimiento y el ocio, no dejan de ser eso, PALABRAS, que muchas veces son falsamente dichas, o escritas de una forma estudiada y bien aprendidas, por lo menos por una de las dos partes.

Aun así se enamoran, o creen estar enamoradas. Conquistadas/os por los constantes correos o las llamadas por teléfono, en la que se repiten todo eso que a la persona enamorada le gusta escuchar y lo que empezó como una distracción o un juego, se convierte de repente en toda una ilusión, una esperanza de amor y felicidad, y lo único que se interpone entre los dos, es la distancia, y muchas veces, también se opone la pareja de uno de los o de los dos, confesado según el grado de sinceridad.

Muchas veces ese “gran amor” se convierte en el más grande secreto, especialmente si uno de los dos (o los dos) son casados. Pero aun así se lanzan, a eso que piensan que es el verdadero amor. No miden consecuencias, no piensan por un momento que la otra persona del otro lado del monitor y a muchos kilómetros de distancia, pueda estar mintiendo, no sólo a una mujer joven, enamorada e ilusionada, sino a unas cuantas otras que como tú, se sintieron solas y cansadas de la rutina.

Pero sigues enamorada, esperando que el momento supremo del encuentro se les haga realidad, porque tienes la promesa de que él está haciendo todo lo posible por acortar la distancia. Y sigues soñando, con ese “príncipe” sacado de un cuento de hadas, y esperas con ansias que se llegue la hora del día, para dar ese “clic” que los acerca tanto.
O  esperas ansiosamente a que suene el teléfono para poder escuchar cuanto te ama, cuanto le importas, corres de regreso a tu casa, dejas de hacer tu vida normal, porque todo lo que importa es que él te apoya, “está contigo” en los momentos más difíciles…  está porque te llama, porque te contesta el teléfono, y hasta te esclaviza y te ata a un computador que por mucho que te diga te amo, no deja de ser solo eso, un monitor que recibe sus palabras que quieres escuchar.

De repente la comunicación ya no es la misma, ya no te repite tan seguido como antes que te ama, que te necesita, que tú eras la que el tanto buscaba… y así sin querer te das cuenta que también hay alguien más en el mismo mundo de alambres y mentiras a quien le dice lo mismo, y te quedas buscando el fantasma del que estás enamorada, entre los hilos enredados de la red.  Todo ha sido una vil mentira, todo fue hermoso mientras no apareció la chica de la que ahora, esta “perdidamente enamorado” como un día lo estuvo de ti. ¿Qué hacer? ¿Cómo recuperar tu alegría y tu confianza?

¿Me das tu opinión?

Con el mismo cariño de siempre:
Amanecer cautiva del amor