AVENTURAS SIN ENAMORAMIENTO.

El amor es el sentimiento más noble y más puro, y pese a ello, también es el sentimiento más difícil de comprender.

Muchas veces se escucha decir “me gusta estar con él/ella porque es una persona muy buena, pero no quiero enamorarme”.
Y en muchos casos, no es porque no les guste la idea de amar y ser amadas… sino más bien porque ya están en otra relación.

 

Parece que la vida pone trampas, ¿o nos las ponemos nosotras mismas?
Para sufrir por un amor aunque se sabe que es un imposible.

La mayoría de veces, la relación extramatrimonial, o  la relación fuera de la pareja actual comienza dando señales. Señales que debieran poner a la mujer en alerta. Cuando se empieza a sentir que esa persona le gusta más de lo que debiera, o cuando se empieza a extrañarlo más de la cuenta, ese debiera ser el momento preciso para alejarse de la persona a la que se sienten atraídas. De lo contrario, podría llegar a convertirse en una serie de acontecimientos, que aparte de que le harían sufrir, nunca tendrían otro final que no sea la separación, el dolor y las lágrimas.

El amor verdadero no es un sentimiento pasajero, ni algo que puede esfumarse en el momento que así lo decidamos, con el amor no se juega. ¿Por qué buscarlo en la persona equivocada?

Los hombres y mujeres que se entregan a una aventura, aún prometiéndose a sí mismos que no quieren llegar a enamorarse, que no se permitirán amar, deben saber que eso mismo puede llegar a sucederles. Puede suceder, y sucede.

Aunque intenten no enamorarse, se enamoran. Al menos uno de ellos: por el acercamiento, por los detalles, por los momentos compartidos, y por todas las emociones que implica el compartirlos con alguien prohibido.

Siempre he pensado que amar es un sentimiento muy fácil de poner de manifiesto, entonces ¿por qué lo complicamos entregándonos a ese hermoso sentimiento, en la dirección incorrecta, en la dirección donde la otra persona sólo está pensando en sí mismo si sabemos y sentimos que ese amor no está siendo correspondido? Y lo sabemos, porque lo que empezó con la idea de no enamorarse empieza a doler en las noches solitarias y frías, en fechas especiales, y sientes envidia de las parejas en un parque, o simplemente duele imaginarlo en los brazos de quien él sí ama, sabiendo que nunca será tuya, porque él está entregado a otra, y es un hombre “ajeno”.

Y te sigue doliendo el amor, porque te has enamorado de quien no te ama, te has enamorado de quien ama a otra mujer que ocupa su corazón, su tiempo, su razón y su todo.

Te sientes por el suelo y te resulta más cómodo dormir en él, descansar en él, después de todo piensas que si ya estás caída nadie puede botarte de nuevo.

En este mismo momento, deja de ser la amante que no está contemplada en los planes futuros de un hombre, pregúntate si en realidad eres feliz, si ese mundo que te has inventado es en el que quieres quedarte hasta que a él le de por cambiarlo.

Levántate mujer, piensa que tu felicidad no depende de un hombre, aprende a ser feliz sin pareja, y si éste es casado, con mayor razón aléjate.

Sólo cuando te sientas feliz en tu día a día, encontrarás el amor libre, sereno, y limpio. El hombre que encuentres tendrá que ser tu complemento, alguien con quien se impulsen mutuamente, no alguien en quien dependerás por mucho tiempo y que al final sólo te dejará sin importarle si dependes de él o no. Toma otro rumbo en tu vida, toma la decisión de ser feliz, con amor de pareja o sin él. ¿O eres tan ingenua como para pensar que ese hombre dejará a su esposa, su hogar y sus hijos por ti?

Con el mismo cariño de siempre:
Amanecer cautiva del amor.

RECOPILACION DE SEGURO444

MUJERES SOLITARIAS

Es triste saber que en el mundo existen dos causas que la mujer romántica y soñadora nunca podrá evitar aún deseándolo a veces:

Sentirse sola y no poder soltar los sentimientos que le duelen en el alma cuando está enamorada de un amor prohibido o un amor imposible.

 

Parece que la soledad no pasa de moda para muchas mujeres, causándoles estragos en el ánimo y la salud física y mental,  no tienen capacidad para vivir consigo mismas, ni saben cómo manejar sus conflictos emocionales, y todo esto tiene mucho que ver con la actitud, más que con la aptitud. La actitud es una disposición mental particular hacia una práctica planteada. Puede ser positiva, neutra o negativa. En cambio la aptitud se adquiere con la práctica.

Entonces, cuando una mujer se siente triste por algún motivo, o a veces sin motivos, lo primero que salta como resorte es la soledad como conflicto personal prioritario que merece ser atendido de manera urgente.

En ocasiones la mujer se siente sola a pesar de estar acompañada, y esa es la peor de todas las soledades, la del vacío existencial, la que no tiene perspectivas, la que no tiene a nadie de quien depender. La mujer entonces se siente a la deriva de las circunstancias, suspendida entre el cielo y el infierno, sin nada ni nadie a su alrededor de dónde sujetarse. Es como estar muerta en vida, y tener que seguir viviendo.

Hay mucha gente que se siente sola, es el mal de nuestro mundo, el problema es la soledad, se sienten muy solos porque les fue muy mal en el pasado, yo quiero decirte hoy: QUE ARROJES EL PASADO, el pasado ya murió, olvídalo, tú estás viva, tienes algo que hacer hoy y mañana si todavía estás viva mañana, nadie sabe si va a vivir mañana, si no estás conforme lucha por tus sueños, tu pareja se encuentra esperando por ti, quizá en otro estrato, pero allí está esperándote ¡ATREVETE A ROMPER EL MURO DE TU PROPIA SOLEDAD!, sube, trabaja, esfuérzate, siembra el bien, porque todo se paga en ésta vida es una ley vital, no te quejes, el milagro llegará, no lo dudes por favor, ten fe, anímate, levántate MUJER… ¡Tú vales demasiado!

No culpes a los demás, no culpes al destino mujer; no te atrevas a culpar a Dios, de todo lo que te pasa, no busques chivos expiatorios para tus culpas… ¡Estás sola por alguna poderosa razón!,  busca esa razón, busca esa causa y trasciéndela.

Recuerda que en esta vida nada es casualidad sino causalidad, todo tiene un sentido, una razón, una causa de ser, apréndete bien esto de memoria si es posible y deja ya de sentirte la mártir, la heroína incomprendida, la víctima principal de tu soledad, de tu abandono y de tu propio exilio.

No huyas, no te encierres, no escondas la cabeza bajo la tierra como lo hacen las avestruces ante los conflictos y las penas, no evadas las cosas, tómalas como son, sin mezclar sentimientos. Toma el escudo de tu fe y avanza con paso decidido hacia ese hombre que está esperando por ti… ¡Lo encontrarás y lo reconocerás! No lo dudes por favor. Lo deseas mucho ¿verdad?… ¡Entonces empieza por creer en tus sueños y tener confianza en ti, y fe en Dios.

Finalmente, sólo me resta señalar amigas queridas, que todo lo que se piensa y se desea de todo corazón, se atrae. La Ley de la Atracción existe lo creamos o no, es una ley vital de la naturaleza, sólo basta concentrarnos en lo que deseamos que suceda para que suceda, aprendamos a manejar esa ley en nuestro propio beneficio y verán que empezarán a suceder cosas hermosas, las cosas que ustedes querían, y verán un día, que las mujer solitaria de tantas lágrimas derramadas por los sueños rotos que hoy habita en vosotras, se habrá convertido en una misteriosa arquitecta de su propio destino felizmente acompañado del más grande amor.

Mis respetos y cariños siempre,
Doral.