CONSEJOS PARA SUPERAR UNA INFILIDAD

La infidelidad es una fase en la vida de muchas parejas en crisis y es más común de lo que suponemos o queremos aceptar; hoy en día es bastante fácil encontrarse con momentos y personas que lo facilitan. Cuando ocurre hay dos personas involucradas el engañado y el infiel.

El engañado experimenta los siguientes sentimientos: culpabilidad, decepción, tristeza, rabia, ira, dolor, inseguridad, miedo, sentimiento de venganza, desolación, desánimo, estafado.

El infiel en la mayoría de los casos se siente culpable, despreciable, confuso, miedo, vergüenza, atado de manos, arrepentimiento, aliviado de que se haya descubierto todo, resignado a la decisión que tome la pareja.

Todos estos sentimientos deben ser tratados de manera poder asimilarlos y asimilar la situación en la búsqueda de superarlos. Todos ellos irán disminuyéndose con el paso del tiempo, hallan decidido separarse o seguir juntos.

Si la decisión ha sido salvar la relación hay que seguir una serie de pautas para poder superar la situación y se necesita la participación por parte de los dos integrantes de la pareja.

El engañado deberá:

Al momento de descubrir el comportamiento de su pareja, hablar abiertamente buscando las respuestas a todas sus interrogantes, detalles de cómo sucedió, cuanto tiempo, cuantas personas, lugares, conversaciones, entre otras. Al parecer suena ilógico pero es muy efectivo cuando lo que se quiere es acallar la mente que estará creando situaciones que quizás ni ocurrieron, mientras más detalles se obtengan menos chance tendrá la mente de jugar una mala pasada atormentándote más de lo que ya se está. Cuando nos quedan cabos sueltos no logramos desconectarnos del tema y no podemos empezar a olvidar.

Expresa los sentimientos al momento que sientas que tienes que hacerlo, no lo vayas acumulando porque se producirá una explosión. Si sientes tristeza, rabia, ganas de un abrazo o ganas de gritar para dejar salir todo ese dolor de tu pecho, dilo a tu pareja porque por si no lo sabes los demás no pueden leer la mente.

Busca en tu pareja el arrepentimiento y la sinceridad en sus actos y en sus gestos. Observa si realmente busca reconquistarte. Busca la sinceridad en sus ojos cuando hable contigo.

Valora los actos que realice para recuperarte, una salida o un ramo de rosas no son la solución final pero contribuyen bastante.

El infiel deberá:

Sincérate con tu pareja. Responde sinceramente a todas las preguntas que te hace, recuerda que ella está tan desconcertada que es como si fuera ciega y no puede ver nada, entonces debes tú señalarle el camino. Hazle saber cuales fueron los posibles motivos para actuar como lo hiciste, si acaso crees que hubo algún comportamiento en ella que te arrojo a comportarte así, díselo y traten de corregirlo. Si pasabas un mal momento exprésalo la soledad, la incomprensión, el mal humor, el apoyo de la otra persona, etc.

Intenta por sobre todos lo medios de reconquistar a tu pareja, recurre a las cosas que sabes que a ella le gustan. Vuelve a empezar desde el principio, en la fase del enamoramiento, ¿recuerdas como las enamoraste aquella vez?

Procura estar con ella en todo momento, dándole apoyo y dejándole su espacio cuando así lo requiera.

Hazle saber lo arrepentido que estás y que deseas volverlo a intentar. Hazle saber que juntos lo pueden superar.

Intenta observarte a ti mismo y has una retrospección de tu comportamiento, que fue lo que te llevo a caer en esa situación, ¿porqué? Busca esa respuesta y fíjate si fue por inseguridad o baja autoestima y necesitabas la aprobación de otra persona para sentirte mejor. Si la razón tiene que ver con baja autoestima entonces dedícate a cultivarla y a elevar el valor que tienes como persona para que situaciones como estas no se repitan más adelante.

Trabajando juntos:

Comunicar todo acerca del tema, los errores cometidos por ambos y acerca de la monotonía en la relación.
Buscar resaltar las virtudes de la pareja lo más frecuentemente posible. Valorar a la otra persona y hacérselo saber.
Decir TE AMO con el corazón, cada vez que se sientan ganas de hacerlo.
Tratar de buscar actividades a realizar juntos, algo que guste a los dos.
Fortalecer el vínculo que los ha unido siempre, elegir un día a la semana para los dos solos. A veces la agenda está siempre copada y no hay un momento a solas, ya sea por los hijos o porque simplemente no se busca un tiempo para los dos.
Establecer metas comunes a futuro, esto los ayudará a mantenerse enfocados en algo juntos.

Por último les digo que cuando hay amor verdadero y ganas de intentarlo todo es posible hasta recuperar una relación que se piensa está perdida, solo es cuestión de perdonar y darle tiempo y la oportunidad a los demás de enmendar el error. Todos somos humanos y cometemos errores por eso siempre tenemos derecho a una segunda oportunidad.

!Cuando los dos contribuimos en la pareja y se comunica todo no se cae en

 

Amistad. es una de las relaciones más frecuentes que se da entre los seres humanos. En la amistad existe entendimiento, afecto, respeto, apoyo de forma recíproca etc… la amistad es disfrutar de la compañía y demuestra la lealtad en todo momento.

Entre los amigos existen actividades en común, similitud en la forma de pensar y aunque no siempre se coincida en las opiniones se busca un punto intermedio entre ambas. No hay persona en el mundo que pueda decir que no ha tenido aunque sea un amigo.

Una amistad se basa en los valores que tenga cada persona. Muchos son los ejemplos que a lo largo de la vida han descrito la amistad tanto en el cine, la televisión y en la literatura. Unos ejemplos son: los tres mosqueteros, Sancho Panza y Don quijote de la mancha, Batman y Robin, entre otros.

Lo contrario a la amistad es la enemistad y aquí salen a relucir los llamados mal amigos, quienes no se muestra tal cual son, que ocultan aspectos de su vida y esconden sentimientos negativos, como la traición y la mentira.

Un verdadero amigo es aquel que está allí no solo en los buenos momentos, se mantiene al lado también en los momentos difíciles, brinda apoyo y una sonrisa. Un malentendido entre amigos es cosa que se resuelve hablando, no es necesario mostrar orgullo porque el sentimiento de amistad no lo permite.

Podemos llegar a mantener amistades por años aunque cambiamos de roles en nuestra vida nos hacemos padres, nos mudamos de ciudad o país, muchas ocupaciones, y no tengamos mucho en común.

Las características que comúnmente se presentan en la amistad son:

Actividades en común, ideas, experiencias lo cual conlleva a el disfrute del tiempo juntos.
Respeto hacia la otra persona y aceptación de su forma de ser.
Amor y afecto, son sentimientos necesarios en la amistad.
Confianza, sinceridad en esto se basa la estabilidad de la amistad, valorándonos a nosotros mismo podemos irradiar confianza y ser sinceros a la hora de decir y expresar lo que pensamos.

Hay muchos tipos de amistades eso depende de tu forma de ser, a veces tenemos muchas amistades y sentirnos igual vacíos, pero a la final la cantidad no es lo que importa, lo que importa es la calidad de la amistad. Podemos conocer gente aquí y allá pero eso no lo convierte en un amigo de verdad.

Un buen amigo es imprescindible, aunque hoy en día eso se ha perdido lamentablemente, quedan pocos que saben ser amigos de verdad. No todos los amigos tienen igual importancia, hay unos a los que le damos más, esos que están allí, esos que no pasan de moda, esos que te escriben o llaman solo para saludar, que muestran interés real por lo que te sucede, no solo en momentos de dificultad sino en un día normal, esos que ten aconsejan, esos te hacen reflexionar, y que por su afecto y cariño no los puedes reemplazar.