Acariciar es un arte.
Es muy importante aprender a acariciarse y a dejarse acariciar. No se debe concentrar únicamente en las zonas erógenas comunes, ya que su piel está compuesta de una infinidad de puntos sensibles que deber descubrir día tras día.

Acariciarse suavemente con sus labios y su lengua los lóbulos de las orejas, continuando por el cuello, alrededor de su boca, la nariz y sus mejillas. Continúe por su pecho, siguiendo lentamente sus curvas. Párese en los pezones, chupándolos y lamiéndolos con dulzura. Siga deslizando sus labios por la espalda, los costados, el vientre, la zona anal, la zona interna, los muslos, la parte trasera de las rodillas, el ombligo, los pies, etc...

También es importante morder de vez en cuando todas las zonas descritas anteriormente pero siempre con mucha delicadeza y observando la reacción de su pareja. Muchas personas disfrutan de estos mordiscos incluso durante el acto sexual.

La estimulación por pellizcos es muy gratificante y se debe realizar a través de gestos breves y simples, por todo el cuerpo de la pareja. Normalmente se utilizan los dedos pulgar e índice de la mano, aunque también es posible realizarlos con los labios. En ambos casos hay que ser extremadamente delicado en su ejecución para así obtener el efecto de excitación deseado.

Tipos de Caricias:

Cabellos
El estímulo del cuero cabelludo produce un relax muy placentero al comienzo de la relación.

Orejas El lóbulo de la oreja, la cavidad del pabellón auricular y la zona de detrás de la oreja aumentan su sensibilidad durante la excitación sexual, pero también como prólogo resultan muy sensibles a la estimulación oral.

Ojos Los nervios parasimpáticos de los párpados pueden ser estimulados con algunos besos suaves sobre los ojos cerrados, produciendo una relajación que hace más sensible la relación.

Boca y lengua La sensibilidad de los labios aumenta con la excitación haciéndolos muy sensibles al roce y la caricia de otros labios. La lengua permite un juego activo con las diferentes zonas del cuerpo.

Nuca, cuello y hombros Con las manos o la boca se pueden estimular estas zonas de especial sensibilidad produciendo los placenteros escalofríos.

Zona axilar y cara interna del antebrazo La estimulación manual suave resulta placentera en esta zona, pero siempre que se evite producir cosquillas. Como extensión de la línea mamaria requiere una estimulación muy suave.

Dedos Su receptividad nerviosa es utilizada continuamente para sentir las texturas, formas y rugosidades de las cosas. Esta sensibilidad los convierte en un medio muy adecuado para sentir el cuerpo de la pareja.

Parte interna del codo De carácter secundario y muy lento tiene utilidad en combinación con otras zonas, pero no de forma independiente.

Cintura y cadera Acariciando suavemente toda la superficie de estas partes se produce una estimulación suave que puede combinarse con otras de mayor intensidad.

Espalda A los lados de la columna vertebral se localizan una serie de nervios que pueden estimularse de forma muy efectiva por medio oral o manual, siempre en sentido ascendente o descendente. Frente al hueso sacro existe una zona más sensible que el resto.

Perineo La zona comprendida entre los órganos genitales y el ano resulta sensible a la estimulación manual.

Ano De gran sensibilidad tanto en el hombre como en la mujer, su estimulación sensibiliza toda la plataforma orgásmica.

por seguro444 publicado en: amor
Viernes 24 abril 2009


La Virginidad, todo sobre este tema, miedos y verdades sobre este asunto que incumbe a todos los jovenes, que hay de cierto y que no en lo que se habla, la importancia de la contención en la pareja y todo lo que quieras saber sobre La Virginidad

Un tema común entre los jóvenes es el relacionado con la virginidad. Tanto los hombres, como las mujeres a menudo quieren saber qué hacer y cuánto esperar para tener por primera vez relaciones sexuales (es decir, penetración pene-vagina), más adelante aclararemos que los jóvenes actualmente tienen relaciones sexuales y no las consideran como tal.

Para poder dar una respuesta a esto es necesario aclarar que el evento de tener relaciones sexuales por primera vez, sobre todo para el caso de las mujeres, tiene un dignificado social, además del significado propio de las emociones, sensaciones y sentimientos que existen para que una joven decida tener relaciones sexuales.

Este evento en la vida de una persona, esta en medio de los valores familiares, religiosos, sociales, etc., que en muchos de los casos son como frenos que impiden el libre ejercicio del placer de la sexualidad.

Se considera virgen aquellas mujeres quienes no han sido penetradas sexualmente y por lo tanto cuentan con su himen, a pesar de que existen diversos puntos de vista tanto médicos, religiosos y sociales.

Desde la perspectiva social, es virgen aquella mujer que llega al matrimonio sin haber tenido ninguna relación sexual, sin embargo el contexto fisiológico supone que es virgen la mujer que conserva intacto su himen.

A pesar de que las dos tendencias anteriores no son completamente exactas, la existencia del himen se refiere a una delgada membrana elástica que obstruye el paso hacia la vagina y que protege los órganos internos del aparto reproductor femenino. Existen diferentes clases de himen, los cuales pueden ser tan elásticos que incluso se llegan a romper en el momento del alumbramiento. Los hay en forma de rejas, y también muy duros que se quiebran en la adolescencia o infancia al practicar ejercicio o con alguna caída.

Hay mujeres que congénitamente carecen de himen. El himen puede sangrar cuando se desgarra, lo que ocurre durante la penetración en los primeros contactos sexuales o por lesión accidental. Si se ha tomado plena conciencia de perder la virginidad, hay que tomar en cuenta diversos factores que determinarán que la primera vez sea placentera o dificultosa, según las convicciones de quien la experimente.

El experimentar una relación sexual es cuestión de elección personal, para quienes la quieran poner en práctica es importante tener previo conocimiento a lo que se va a enfrentar y a los miedos lógicos de la primera vez. Para muchas mujeres el primer contacto sexual difiere mucho del momento más placentero de su vida o la noche de sus sueños, ya que la penetración se dificulta de sobre manera causando un gran dolor para algunas y sangrado para otras.

Para ello, nada mejor que contar con una pareja de confianza que ayude a ser más placentero el momento. Previo al coito, se pueden poner en práctica juegos que estimulen la relajación de la mente y cuerpo, logrando así una atmósfera idóneo para la penetración.

No sólo la entrada del pene a la vagina es el sexo, esto va más allá de ello, por lo tanto las caricias, los besos y las palabras juegan un papel preponderante en la excitación de ambas partes, que se verá reflejado en el grado de lubricación y así facilitar la penetración, que no siempre tiene por que ser dolorosa.

Desde el punto de vista de algunas religiones, la virginidad es considerada como un tesoro irrefutable que determina la pureza de una mujer, sin embargo los tiempos cambian y actualmente la mujer comienza a conocer más su cuerpo y a descubrir que sus órganos sexuales no sólo fueron hechos para la reproducción, sino también para disfrutar plenamente su sexualidad, ya sea con una pareja o con ella misma.

Y no olvidemos que muchos hombres son también vírgenes en sus años de adolescencia y aún cuando son jóvenes adultos. Los hombres homosexuales, hombres que tienen sexo con hombres u hombres que tienen experiencias de penetración anal con su pareja femenina, pueden también tener una primera experiencia dolorosa, sobre todo si su pareja no es cuidadosa.
Asegurarse de tener suficiente lubricación y darle tiempo al cuerpo para que se estire es lo más importante. Otra vez, los ejercicios de Kegel pueden ayudar a aliviar parte de la incomodidad.

El erotismo debe ser considerado como parte fundamental en la vida del ser humano para un desarrollo sano de la mente y cuerpo, y no como una cuestión pecaminosa y de vergüenza. Si bien es cierto que la virginidad está estrechamente relacionado a un concepto meramente tradicional y religioso, las mujeres no tienen que ser valoradas ni estigmatizadas por el hecho de tener himen o no, pues antes que eso, el valor de un ser humano va más allá de las condiciones sexuales con las que vive.

La virginidad no garantiza el no haber tenido relaciones sexuales, es tiempo de desechar tabúes y miedos que sólo reprimen la sexualidad en los seres humanos y hacen menos satisfactoria la relación entre parejas. Aunque muchos mitos suponen que la virginidad es un sello de garantía de la mujer para el hombre, esto es absolutamente falso, puesto que la mujer no es un artículo que se pueda comprar y después de usado, desecharlo a la basura.

Otra de las creencias populares es que si una mujer sigue siendo virgen es una persona amargada y frustrada, también es absolutamente falso; la decisión de tener relaciones sexuales es una cuestión meramente personal que se hace por convicción.

 

por seguro444 publicado en:AMOR
Sábado 25 abril 2009


Cómo se le llama a la mujer que esta teniendo una relación extramatrimonial? Una relación en la que por momentos se olvida de casa, familia, hijos y hasta de si misma, y lo que es peor, son infieles por Internet.

La mujer se convence a si misma y hace veraces las mentiras que lee o escucha por Internet o teléfono.

No se dan cuenta en las horas que pasan sentadas enfrente de un monitor, esperando a que aparezca “él” para decirle lo que quiere escuchar. Las verdades las hace mentiras, no se da cuenta que la única verdad esta allí cerca, al alcance de su mano, al alcance de sus caricias, de sus abrazos, de sus palabras.

Tiene a un esposo cerca, pero espera con impaciencia que se llegue la hora de que este se vaya para conectarse, para “encontrase” con su amante cibernético y se empeña en sentirse “enamorada” de alguien que le dice que la ama.

Mientras, el amante que la hace soñar está en su propio hogar: compartiendo con una esposa exhausta por el trajín del día, que por el ir y venir de su trabajo y de sus tareas hogareñas se recuesta a descansar.  Y el, esposo comprensivo y amoroso, la deja descansar. Mientras ella descansa, él “trabaja” un rato en el pc, y mientras la esposa duerme, él se lanza a la conquista de alguien más que necesite escuchar las mismas cosas que antes le dijo a esa amante que sueña con él, y parece no darse cuenta que tiene a un esposo durmiendo a su lado, también cansado, mientras ella, sueña y vive su fantasía.

No se dan cuenta, o no quieren darse cuenta que esta viviendo un amor, “amor de Internet” una infidelidad que le hace arriesgar lo que tiene a su lado, cosas reales que son su felicidad y vive una falsedad que podría convertirse en lagrimas de arrepentimiento, en lamentos que pueden atraparla por el resto de su vida.

“Yo le creí cuando me dijo que amaba, pero todo era mentira”

La mujer cae victima de su propia infidelidad porque creyó en las palabras zalameras de otro infiel igual o peor que ella misma. Mujeres, pensemos por un momento que la infidelidad no es sólo de palabra y obra, también se es infiel cuando estamos amparadas en una fantasía, en un amor secreto de Internet, eso también es infidelidad, también de esa forma le fallamos a Dios.

También de esa forma, nos fallamos a nosotras mismas, alterando una vida serena y tranquila, soñando ilusamente en “algún día verlo” y tratando de alcanzar lo que nunca será.
Le fallamos a nuestros hijos que idealizan a la madre como es ser mas puro del mundo, pero mas que todo, fallamos a nuestros principios esos que nos fueron inculcados desde los primeros minutos de vida.

¿Deberías rescatar los valores que se nos escapan a pasos agigantados? ¿Qué harías para lograrlo?

Espero tu valiosa opinión.

Con el mismo cariño de siempre:
Amanecer cautiva del amor.

por seguro444 publicado en: amor